Artritis reumatoide


Manos de un paciente con artrits reumatoide.

Es un tipo grave de artritis crónica que ocasiona la inflamación, deformación y finalmente la destrucción de las articulaciones junto con los tejidos circundantes a dichas zonas. Dicha enfermedad también puede ocasionar daños en diferentes órganos.



Causas


Aún no están claras las causas exactas por las que una persona pueda contraer la artritis reumatoide. Sin embargo, esta afección es un tipo de enfermedad autoinmune, o sea que los propios anticuerpos (el sistema inmunológico) atacan al tejido del organismo el cual, en este caso, serían las articulaciones.

La edad casi nunca es un factor de riesgo principal para contraerla. Cualquier persona puede padecer artritis reumatoide a cualquier edad, aunque es más común que se presente en personas de edad mediana. Mayormente las mujeres son más afectadas por este problema a diferencia de los hombres.

Se cree que la enfermedad está vinculada a ciertos genes hereditarios, alteraciones en las hormonas y ciertos tipos de infecciones que ataquen los huesos o, de manera más detallada, las articulaciones.

Síntomas


Los síntomas pueden ser diversos, pero se muestran en casi todas las articulaciones incluyendo las extremidades de ambos lados del cuerpo (izquierdo y derecho).

Las zonas con más frecuencia a mostrar los síntomas son en las manos, en los tobillos, también en los dedos de las manos, en las muñecas y las rodillas.

La enfermedad se desarrolla al comienzo de manera lenta y con molestias poco graves como un simple dolor articular, cansancio y también rigidez que muchas veces las personas ignoran o le restan importancia.

Otros síntomas comunes son:
  • Rigidez al levantarse, que pueda durar por más de una hora, es normal de la enfermedad. Probablemente las articulaciones en ese momento las sienta calientes, sensibles y rígidas, pero esto le puede suceder cada vez que no las use por más de una hora.

  • El dolor en las articulaciones es más común que se presente en ambas partes del cuerpo, es decir que si te duele una muñeca también te dolerá la otra, tanto en la derecha como en la izquierda. Esto sucede en la mayoría de los casos.

  • las articulaciones pueden deformarse ocasionando que dicha zona pierda su correcto encaje con el hueso perdiendo su movimiento normal. Muchas veces esto ocasiona que al realizar una acción, ésta, le sea dolorosa si implica una zona que tenga deformación articular.

Los siguientes síntomas también le pueden suceder si posee la enfermedad:
  • Pleuritis (Un dolor torácico mientras respiras)

  • Síndrome de Sjögren (Resequedad en los ojos al igual que en la boca)

  • Secreciones y sensación de ardor en el ojo

  • Pequeños nódulos que parecen estar debajo de la piel

  • Sensación de hormigueo. El entumecimiento en las manos y pies también son síntomas

  • Somnolencia (Dificultad para conseguir el sueño)

No existe un examen o estudio médico que pueda asegurar completamente si posees artritis reumatoide. Esta enfermedad tiende a alterar los resultados de la mayoría de exámenes y pruebas para detectar otras afecciones aunque esto solo sucede en algunos pacientes, en otros los estudios que se realizan pueden salir normales.

El diagnostico puede hacerse más exacto si se realizan las siguientes pruebas:

  • Prueba de factor reumatoide

  • Prueba de anticuerpos anti-PCC (Anticuerpos antipéptidos cíclicos citrulinados)
Otros exámenes pueden ayudar a determinar certeza la enfermedad en una persona:
  • Conteo sanguíneo completo

  • Proteína C reactiva

  • Análisis de líquido sinovial

  • Ecografías de las articulaciones

Tratamiento


El tratamiento es de por vida pero tampoco no debes preocuparte demasiado porque el tratamiento ayuda a poder sobrellevar.

Los siguientes métodos son para controlar el desarrollo de la misma:
  • Medicamentos

  • Fisioterapia

  • Ejercicio

  • Cirugía

  • Nutrición


Medicamentos


Los medicamentos se dividen en 2:

Fármacos comunes: En los fármacos comunes entran los DMARD (Medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad) que son los más utilizados en pacientes con artritis reumatoide. También se usan los antiinflamatorios no esteroides (AINE).

Fármacos o agentes biológicos: Se usan para controlar el sistema inmunológico que ataca a las articulaciones el cual juega el papel principal de la enfermedad, ya que es el sistema inmunitario el que empeora la enfermedad.

La forma en la que se los administra es por debajo de la piel (subcutáneas) o en por medio de las venas (intravenosa). Este proceso puede ser más eficiente para controlar la enfermedad pero puede ocasionar factores de riesgo a contraer:
  • Infecciones causadas por bacterias, hongos o virus

  • Psoriasis

  • Leucemia o linfoma

Es por eso que quien las usa, debe ser vigilado constantemente para empeorar el estado de salud del paciente.

Fisioterapia

La fisioterapia puede ayudar a retardar el proceso de la enfermedad para evitar la pérdida completa de la movilidad articular. Este procedimiento debe realizarse con un fisioterapeuta que detalle un programa de movimientos adecuados.

Ejercicio

El ejercicio puede fortalecer las articulaciones si se lo ha realizado con mucha anterioridad. Sin embargo, es una buena práctica efectuarlo para que no se vuelvan muy sensibles las articulaciones.

Cirugía

La cirugía es necesaria para corregir el daño ocasionado por la enfermedad cuando ha sido muy grave en el paciente. Los métodos pueden abarcar a los siguientes:
  • Sinovectomía (Consiste en retirar el revestimiento articular)

  • En casos muy extremos, la artroplastia total suele ser necesaria

Nutrición

A veces la artritis reumatoide puede ocasionar ciertos tipos de alergias o intolerancias a algunos tipos de alimentos por lo que es recomendado evitar comida chatarra que no aporte un valor nutricional significativo al cuerpo. Se aconseja ingerir alimentos altos en omega 3, como el aceite de pescado.

Complicaciones

Como mencionamos al inicio, este problema puede afectar a casi todo el cuerpo por lo que las complicaciones son una probabilidad a padecer también, entre ellas abarcan las siguientes:
  • Pulmón reumatoideo (Es un daño al tejido interno del pulmón)

  • Arteriosclerosis

  • La columna puede ser afectada cuando los huesos del cuello se dañan

  • Vasculitis reumatoide (Inflamación en los vasos sanguíneos. Puede presentarse en la piel, en los nervios, en el corazón y hasta en el cerebro)

  • Pericarditis (Inflamación en el revestimiento externo o interno del corazón)

  • Miocarditis (Inflamación del músculo cardíaco)



¿QUIERES RECIBIR EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Registra tu email aquí:

Por FeedBurner

Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue
Con la tecnología de Blogger.